viernes, 30 de diciembre de 2016

Poniendo pesos en la balanza

Se acaba el año y como todo hijo de vecino me resulta inevitable ponerme a hacer balance sobre qué ha salido bien, qué ha salido mal, qué puedo mejorar y qué tengo que dejar a la providencia. El hecho es que este año ha sido bastante interesante. He cambiado cosas, me he pegado con el mundo (como de costumbre), me he pegado conmigo misma (y para variar, he ganado) y he solucionado cuentas pendientes. Puedo decir que, con lo malo que ha podido tener, lo acabo con cierta satisfacción. Os cuento los por qués.

  • A los 8 años de terminar la carrera, por fin, este pasado febrero entregué mi TFC. No obstante, no ha sido nada fácil, no. Tuve que cambiar de tema, cambiar de tutor, se me murió mi segundo tutor por el camino - Rafa, ya te vale, me la liaste parda -, las contracturas se me hicieron fuertes en la espalda y de bonus track, se me ha quedado un poco de vista cansada como los yayos. Con todo, ha sido una liberación absoluta.
  • Después de un año a vueltas, renovamos la web, la dejamos bonica y funcionando. En octubre montamos tienda Etsy, sobre todo en vistas al mercado estadounidense, y poco a poco parece que va funcionando. Me estoy moviendo más que nunca para buscar vías de distribución alternativas a una servidora (si me lee alguna tienda, que me contacte) y tengo todas las ganas del mundo de crear cosas nuevas.
  • Me he hecho unos cuantos conjuntos para sentirme mona y he empezado a retratarme con ellos. Poco a poco, voy venciendo a mi rechazo a hacerme fotos y, aunque los últimos meses lo tengo un poco parado, la actitud sigue ahí.
  • A principios de año, por salud, cambié mi dieta. No soy muy estricta pero me he quitado un montón de mierdas, así que estoy contenta. He bajado de peso y confío en que mi sangre ya no sea sirope de panceta (lo confirmaré con los análisis de la semana que viene).
  • Para seguir con la buena dinámica, en octubre me apunté al gimnasio. Noto como mis brazos van desenmantequillándose poco a poco porque, ya no es que tenga kilos de más (que algunos hay) es que mi masa muscular era inexistente y me dolía todo. Ahora me van doliendo menos las contracturas y más las agujetas.
  • Pero lo mejor de todo, lo que más me ha costado de los hitos del año, se ha hecho esperar hasta hace dos días como quien dice. Y ha sido ¡sacarme el puto carné de conducir! 4 veces he suspendido. No había suspendido tanto en mi vida. Ya pensaba que tenía muñones en vez de manos y pies. Y por fin, Papá Noel se adelantó y el 23 me trajo una L.

Me quedan asuntos que no he podido terminar, como dejar finiquitada la tienda online de la web y otros que no he podido ni empezar, como aprender chino, pero aun así, hoy estoy contenta. Puedo decir que este año ha sido un buen año. Las cosas buenas de mi vida se mantienen fuertes. A las cosas malas, poco a poco, les voy pisando el cuello. Eso sí, estoy decidida a que el año que entra sea mucho mejor y espero que estéis cerca para verlo.

sábado, 24 de diciembre de 2016

Bolsos facetados: Bao Bao vs Purificación García

Llamadme desconfiada pero no creo en las casualidades.

Hace unos años descubrí los bolsos ultra molones (e inaccesibles para mi bolsillo pero no para mi corazón) de la línea Bao Bao de Issey Miyake. Ese corte geométrico maravilloso me enamoró desde el minuto 0. Lo que empezó con unos poquitos accesorios hoy es una variedad bastante amplia de modelos con un diseño facetado como leitmotiv.

LUCENT FROST TOTE de BAO BAO


El caso es que me resultaba curioso que un concepto tan chulo de bolso no hubiera sido copiado hasta la saciedad. Quizás ha habido copias por ahí, pero desde luego no ha sido de una forma masiva. Pero hoy por casualidad me he encontrado con un parecido razonable de nada más y nada menos que Purificación García (si seguís el enlace veréis que no es que haya sacado un modelo, no, ha sacado una línea entera).

BOLSO SHOPPING ORIGAMI de Purficación García

A mi me huele un poco a chamusquina, pero me gustaría saber vuestra opinión:

¿Inspiración? ¿Casualidad? ¿Copia descarada?

jueves, 29 de septiembre de 2016

¿Por qué te ofendes?

Hoy no voy a hablar de moda, hoy toca un poquito de crítica social. No es algo que acostumbre a hacer por dos motivos. El primero es que no me gusta pringarme ni meterme en terrenos farragosos, prefiero ser una criaturilla pacífica hablando de asuntos tranquilos que no generen controversia. El segundo motivo es que, por alguna razón que desconozco, tiendo a respetar muy mucho las opiniones ajenas, esté o no de acuerdo con ellas; no me gusta ser fuente de ofensas y, por muy opuesta que sea una postura a la mía, intento ver las cosas desde un prisma abierto que me permita comprender al contrario. No obstante, esta vez ha habido algo que me ha tocado la fibra sensible, no sé, me ha puesto un poco tonta, y me está empujando a soltar una brisa de mala leche hacia todos aquellos que se creen en posesión de un código moral absoluto e irrefutable. Al lío.

Salón Erótico de Barcelona Apricots 2016. Vídeo promocional. Recalco, promocional (ahora explico el por qué del énfasis). Comienza con una aseveración muy clara y contundente de la portavoz del evento: "Me llamo Amarna Miller. Soy actriz porno y nací en un país hipócrita...". A lo largo del vídeo, muy bien realizado, con mucho gusto, su Requiem de Mozart de fondo y mucha mala baba, se van enumerando ejemplos que retratan el por qué de la premisa inicial. Si no lo habéis visto, os invito a que lo hagáis, porque merece mucho la pena - es muy fácil de encontrar, ha conseguido un montón de difusión ;).

Yo lo he visto varias veces porque me ha gustado un montón. Me parece un trabajo muy potente y que refleja muy bien lo podrida que está la sociedad española. Me ha faltado levantarme y aplaudir. Sin embargo, no todo el mundo lo ha percibido del mismo modo. Como toda acción crítica, ha generado respuestas airadas de lo más variopinto. Algunas han podido ser por desagrado hacia las imágenes, pero otras, ay, esas otras pertenecen sin duda a personas que se han sentido ofendidas. Y aquí es justo a donde quiero llegar. ¿Quién se ofende y por qué? La respuesta es muy simple y muy humana. Porque se han dado por aludidas. Porque se han visto reflejadas en ese torero ensangrentado que sostiene a un bebé entre sus brazos o en aquella mujer que con su voto apoya a que los corruptos sigan manteniendo su estatus y llevándose la pasta muerta (¿es cosa mía, o la señora a quien le llueven billetes se parece casualmente a la Sra. Barberá?). Porque a nadie le gusta que le restrieguen su lado oscuro por la cara.

El caso es que, según iba leyendo comentarios, me daban ganas de irlos desmontando uno por uno pero, como ya os he dicho que no me va la gresca, he pensado "mejor voy a tomar una actitud más serena y, por qué no decirlo, más cobarde (conozco bien mi lado oscuro y no me llevo mal del todo con él) y rebatir la ristra de argumentos indignados desde la comodidad de mi blog".

Entre las respuestas que he leído había muchas paridas por energúmenos que se limitan a insultar a Amarna por hacer porno. A estos señores y señoras simplemente les diría que ser actriz porno es una profesión, ser prostituta es otra profesión distinta -inciso, no voy a entrar en el tema de la explotación de la mujer que pueda afectar a ambas profesiones, especialmente a la prostitución, porque un jardín muy grande y merece reflexión aparte- y  y ninguna de ellas te convierte en mejor o peor persona. Es más, hacen una labor social. ¡Qué sería de nuestros pobres adolescentes (y no tan adolescentes) que no meten ni miedo si no tuvieran su material masturbatorio! 

También había mucho orgullo patrio de "eso que muestra el vídeo no es España". A esas personas simplemente les recomendaría revisar los medios de comunicación que siguen porque igual el problema que tienen es que no están al día. Igual no se han enterado de los casos de corrupción, de las familias que se quedan en la calle, de los comedores sociales atestados, de los abusos en el seno de la Iglesia... Igual simplemente se tienen que documentar un poco más. Porque amigos, todo eso ocurre aquí y sale en las noticias a diario.

Los pro-vida y los taurinos reciben lo suyo y se han cabreado en consecuencia. "Es que no puedes comparar un bebé y un toro". Sólo un par de cosejas, torturar a un animal hasta la muerte, lo mires como lo mires, es cruel y salvaje. Segundo, querer que se proteja a los embriones, pero luego, cuando la madre no puede mantener al bebé, ambos queden desprotegidos, está muy feo; llamar asesina a la que aborta y luego obligar a que tu hija reciba un "segundo diagnóstico" en una clínica privada, ya no te quiero ni contar.

Por otra parte estaban aquellos que decían, "buah, es puro marketing, y a esa chica le han dicho lo que tiene que decir". Ejem, sí, es un vídeo promocional de un evento, y sí, alguien habrá escrito el guión, porque oye, ya que se hace un trabajo, se hace bien. Además, ¿quién os dice que no haya podido ser la propia Amarna? Os recuerdo que es una mujer de veintipocos que ya ha conseguido éxito a nivel nternacional a base de ingenio, trabajo y tenacidad. Pero en cualquiera de los casos ¿qué más da quién lo haya escrito? Que el sexo vende es un hecho comprobado así que ¿qué mejor plataforma para lanzar un mensaje de denuncia social que aquella que tiene tanto alcance potencial? Cuanta más gente escuche el mensaje, mejor. 

Pero mis favoritos, sin duda, son los de "no generalicéis, no todos somos así". Pues claro que no, pero si no eres así, ¿por qué te ofendes? Tú no eres esa votante. Tú no eres ese cura. Tú no eres ese banquero. Tú no estás representado en esos roles. ¿O quizá sí? Quizá sí seas esa votante, ese cura y ese banquero. Quizás en el fondo te parezca bien que otros representen esos roles. Y si te parece bien ¿por qué te ofendes?

lunes, 29 de agosto de 2016

La gatita Pusheen y los pantalones culotte

Llevan un par de temporadas en tendencia y me conquistaron desde el primer momento que los vi. Hablo de los pantalones tipo culotte. Por fin conseguí sacar tiempo para hacerme unos en tejido denim-stretch negro y la verdad ¡tendría que habérmelos hecho antes! Son super cómodos, son bastante fáciles de combinar (más de lo que pensaba) y además son fresquitos para primavera-verano. Me declaro fan. Hoy os los enseño combinados con una camiseta de mi gatuna gráfica favorita, Pusheen y unas cuñas altas pero tengo ganas de ponérmelos con corsé, a ver qué tal quedan ^^




Camiseta: Pusheen x HM
Pantalón: : Dita Mortemí (yo mismamente)
Sandalias de cuña: Andrea Morelli
Cinturón: El Rastro

domingo, 31 de julio de 2016

Chaleco motero adamascado

Este es el chaleco en damasco del que os hablaba en la entrada Proyectos. Organza azul. Se trata de una pieza inspirada en las chaquetas perfecto o lo que viene siendo las chupas de cuero de toda la vida, reinterpretada como una pseudocasaca barroca, por tratar de colgarle algunas etiquetas.


Las imágenes corren por cuenta de Garci junto con la belleza andrógina Roarie Yum. ¿Queréis ver todas las fotografías? Echadle un ojillo a mi portfolio on-line.

viernes, 22 de julio de 2016

Figurines y estampados varios

Cualquiera que diseñe le habrá pasado una o mil veces que algo te gusta al principio y transcurrido un lapso de tiempo (que puede ser un día, un mes o cinco minutos) o bien te horripila o bien encuentras una manera diferente de plasmarlo que te gusta más. La entrada de hoy va dedicada precisamente a unas minicolecciones que diseñé inspirándome en distintas tendencias de moda y que después mezclé y transformé hasta sacar otras que podéis encontrar en la sección Tendencias de mi porfolio on-line.


MILITAR
Tonos desaturados, pantalones cargo, saharianas y culottes con estampado animal. Clásicos renovados que no pueden faltar.

TROPICAL
Hibiscos, piñas hojas de palma, colores ácidos... lo que se puede esperar del veranito.

BOHEMIO CAMPESTRE
Tonos naturales, cuadros, denim, cachemires... Suena country y huele a setentas.

GEOMETRÍA VARIADA
Líneas limpias con estampados poligonales y calados.

FLORALES
Primavera, pasteles y empolvados, encajes y unos buenos pantalones palazzo.

Pues listo. Espero que os haya gustado. Y si no ¡criticad! Que sin saber dónde uno mete la pata es difícil mejorar. Una compañera diseñadora, Amalia, ya me ha chivado que los fondos apabullan. Para la próxima intentaremos luchar contra el horror vacui ;)

lunes, 11 de julio de 2016

Proyectos. Organza azul.

Llevo muchos años con mi pequeña Miss Self y la adoro, peeeero de vez en cuando siento un impulso muy intenso y persistente de hacer otras cosas. Ahora estoy en uno de esos momentos así que, a la vez que sigo con mi operación I+D para la marca (nuevos patrones de corsé, introducción de nuevas prendas, creación propia de estampados...), voy sacando piezas de una colección personal.

Esta colección responde a una pulsión creativa y a mi constante obsesión por meterme en jardines nuevos (éste no es el único, ya os iré soltando prenda). La he llamado Cristal de roca por la aplicación del tema transparencias combinado con prendas de sustrato rockero sacadas de su contexto a base de modificaciones inesperadas.

Me apetecía mucho jugar tableados, siendo los pantalones que os enseño hoy la primera prenda que recoge ese pequeño deseo. También he podido confeccionar un chalequito en adamascado, pero de ese aún no tengo fotos bonicas para enseñaros (¡muy pronto!). Todo lo demás de momento está dibujado en un papel cutre, pero espero poder ir sacando cosas poco a poco.

Estos pantalones tipo culotte, muy anchos y de largo unos centímetros bajo la rodilla, están confeccionados en organza azul noche, creando una sensación de abanico gracias a os tableados.

He tenido la suerte de que el fantástico fotógrafo Garci los haya retratado en la fabulosa modelo internacional Roarie Yum. ¡Juntos hacen maravillas! Si queréis ver más imágenes, las encontraréis en mi portfolio on-line.

jueves, 16 de junio de 2016

Vestidos para peques

Hoy os enseño un encargo que me ha resultado muy divertido. Se trata de unos vestiditos para una peque de unos meses de edad. Hacía mucho muuucho tiempo que no me metía en diseño infantil, y la verdad ¡me ha encantado! Los estampados, los colores, los pequeños detalles... lo cierto es que me ha motivado bastante e igual es mi próximo fregado. ¡Espero que os gusten!


jueves, 9 de junio de 2016

Estilo militar, dos opciones diferentes

Muy mal por mi parte no haber escrito ningún post en mayo. Fatal me parezco. Para compensar, va a caer alguno de más en este mes de junio.

Hoy traigo dos conjuntos apoyados en un mismo estilo: el rollo militar. Hay marcas como Belstaff o AF Vandevorst que siempre tienen ahí un puntillo pero en cualquier caso es innegable que es una tendencia recurrente. Gracias a mi querida amiga Sivali cayó en mis manos una lona de estampado militar con mucho cuerpo y muy fácil de trabajar. El lado del print es el clásico camuflaje woodland y el reverso liso es en verde oliva. Aprovechando ésto hice dos faldas, teniendo cada una de ellas como exterior un lado diferente.

Empiezo con el modelo en liso. Se trata de una falda bajo la rodilla, con pliegues y corte ligeramente acampanado. La cintura es alta y va ceñida hasta el hueso de la cadera. Esta línea va fenomenal para mis lorzas, estiliza la silueta y potencia la cintura sin producir un efecto abrupto como pueden generar las faldas con cinturilla y vuelo.


Camisa y cinturón: Mango
Chapa militar grabada, regalo de mi querida Diana (no sé dónde lo pilló)
Falda militar y bolso de charol: Dita Mortemí (yo mismamente)
Pulseras: Swarovski
Botas: Dr. Martens


El segundo conjunto respira más veranito, porque ya hace un calor de tres pares. La falda, también de talle alto, está confeccionada mostrando el lado del estampado camu, con un corte de inspiración seventies, muy acampanado y abotonado, además de bolsillos de plastrón.



Gafas: Ray-Ban
Camiseta nadadora de canalé: Primark
Falda militar: Dita Mortemí (otra vez yo)
Bolso (que no se ve pero es muy mono así que ya lo enseñaré): Lollipops
Sandalias romanas: Topshop


Y aquí lo dejo por hoy, que tengo que andar en la web un ratejo!

domingo, 24 de abril de 2016

Coges un esmóquin, lo partes por la mitad, y le metes un poco de gato

Esta entrada dominguera va de modelito. Hacía tiempo que no me ponía esta falda. Es una prenda básica negra (uuhh qué raro, yo con algo negro xD) que me hice hace tiempo para salir del paso en una comunión. Es la cosa más tonta que se puede parir en media hora, pero que queda muy aparente: raso de algodón con un poquejo de stretch, corte de media capa y elástico a la cintura.

En su día me la puse con un corsé ultraprecioso que tengo de La Revanche de la Femme que ahora mismo me entra muy jodidamente (si vuelvo a caber dentro sin parecer una morcilla, ya os lo enseñaré porque es una pequeña joya). Hoy la combinado con una chaqueta corta, muy cuadradota de hombros y con cierto rollo esmóquin, o boxy cropped tuxedo jacket, que viene a ser como dirían los fashionistas.

Inciso chorra para reflexión equivalente: ¿por qué todo o casi todo suena mejor en otro idioma? ¿Pasará en todas partes? ¿Será por que aporta exotismo a las cosas o porque así parece que estás muy puesto en el tema? A mí me pasa a veces que, como casi todo lo que leo de moda lo leo en inglés luego que cuesta un huevo traducir los términos más técnicos al castellano, a veces incluso dudo de que existan... ¿Os pasa a vosotros? Bueno, yo ahí lo dejo...


Que me pierdo, la falda hecha a mano va completada con la chaquetilla, camisa blanca (que se me ha quedado un poco grande porque he perdido algo de lorza) y un cinturón trenzado plastiquil. En el bolsillo de la chaqueta, un broche de gatete que es amor puro, obra de Porque sueño.

El resultado, lo que viene siendo un arreglada pero informal de toda la vida. Juzguen ustedes.




Chaqueta, camisa y cinturón: Mango
Broche: Porque Sueño
Minifalda: Dita Mortemí (yo mismamente)
Medias: Calcedonia
Zapatillas: Converse


Después de esto quiero aprovechar para darle las gracias a mi señor marido, que siempre me hace las fotos con los conjuntos sin escojonarse en el intento. Tiene toda la paciencia del mundo cuando le hago sacarme medio millón de disparos para que luego valgan dos o tres a lo sumo, no por él, sino porque yo soy, vamos a dejarlo en "difícil de retratar". Gracias.

viernes, 1 de abril de 2016

Minifalda de tablas y blusa de rayas

El tipo de prenda que más veces he hecho para mí (y haré) es la falda. Fundamentalmente porque me encantan, sobre todo las cortas, y porque son bastante rápidas de cortar y confeccionar. Las blusas, por lo general, me dan bastante por saco debido a que odio profundamente montar cuellos y puños. De hecho, ese odio sólo es superado por el que siento al hacer braguetas. Sin embargo, a veces hay que pasarse por el forro nuestros odios y perezas para sacar cosas bonitas y prácticas.

Este conjunto es uno de esos casos raros en los que la blusa es casera y la falda parece simple pero implica complicaciones absurdas en las que dudo que vuelva a caer salvo que los tejidos lo pidan a gritos. 



La gracia de la blusa de rayitas, aparte de la gran ventaja de que el tejido tiene un acabado arrugado y no requiere plancha (o muy poca), es la manguita globo (sin puños, con la bocamanga fruncida por un elástico para que sea cómoda, se adapte bien al brazo y genere un volumen bonito) y los bolsillos con puntilla. Además, lleva un cuello modistero pequeñito y queda muy cuqui con lazo



La falda por su parte lleva tablas y un tablón frontal, todos insertados en cortes longitudinales pespunteados. Y esa es la chorrada que no pienso repetir en una prenda lisa. ¿Para qué? ¿Para ahorrar cuatro duros en tejido? No compensa el tiempo que se tarda en cortar, montar y rematar todas las piezas. Sólo es bien si me hubiera dado por usar tejidos a contraste en las tablas como hice para un modelo de Miss Self.Destructive (la mini de denim y tartan de la cole Back to School), pero si no, es absurder total.

El resultado final es un conjunto con un puntillo como de colegiala japo, que te lo puedes poner a diario (o al menos, yo me lo pongo a diario) porque no es muy exagerado pero que no deja de ser divertido, que los días pueden ser muy rancios si se lo proponen y ya nos pasan suficientes putadas como para tomárnoslo todo en serio.



Cardigan: Mango
Blusa y minifalda: Dita Mortemí (una servidora)
Botas: Dr. Martens

viernes, 25 de marzo de 2016

Tendencias de primavera

No os voy a descubrir la Atlántida ni nada que se precie, pero he preparado un peque resumen de las tendencias de esta temporada. He recopilado los must-haves primaverales en un dibujillo y os indico algunos modelos de distintas marcas que me han llamado la atención particularmente. Lo cierto es que si os dais una vuelta por cualquier zona de tiendas veréis que no invento nada pero a veces viene bien un poco de síntesis para ahorrar tiempo.

Técnicos e inspiración de materias en mi web www.DitaMortemi.com

Así a primera vista me he saltado el tema athleisure que lleva el boga varias temporadas a causa de mi aversión a los chándales y variantes, pero vamos, se resume en sudadera, mallas con tecno-materias y a combinar sneakers con vestido arreglado. También me he saltado las midis plisadas metalizadas no porque no me gusten ni sean dignas de destacar, que me gustan muchísimo, sino porque es algo más del invierno y estamos a lo que estamos.

De lo que sí he escogido, vamos a destacar dos líneas importantes. La primera, aquella que bebe del rollo boho-seventies con su ante, sus evasés abotonadas, sus pantalones de campana y los kimonos étnicos. La segunda, aquella imagen paramilitar con su punto ochentero apunkarrado a través de las bombers y las parkas de camuflaje. Inciso en bombers. Ésta de Denim & Supply Ralph Lauren (para bolsillos más desahogados) y ésta de Zara me parecen particularmente bonitas.

Zalando - Denim & Supply Ralph Lauren
Zara



Como elementos ommipresentes y aplicables a todo un poco, tenemos el momento off-the-shouder, el denim en todas sus variables, los apliques tipo parche y los metalizados.

De hombros al aire me paro en éste modelo de Bershka (sí, sin que sirva de precedente, he dicho Bershka), que el detalle de las manguitas de tul bordado es muy digno de mención (aunque confieso que no lo he visto en persona con lo cual no me hago responsable de que la calidad sea decente); también en éste de Zara, que me parece muy interesante.

Bershka
Zara



En lo que respecta al denim, ¡ay el denim! Poco a poco los pitillos se van desvaneciendo (despacico y con calma, que se han hecho un hueco muy acogedor en nuestros armarios) y se instalan modelos más rectos como los boyfriends y los moms (que por cierto, éstos últimos no me gustan ná de ná) así como los acampanamientos que tanto llevamos a finales de los '90 y los '00 (aunque de momento no son tan chupacharcos ni tan exagerados). Pero mi modelo favorito es ¡¡¡el culotte!!! Me encanta este tipo de pantalón que no, no es una braga ancha como hemos entendido toda la puta vida, sino que es una pieza ancha, suelta y más o menos a la altura de la pantorrilla. Éste corte no lo encontrarás sólo en vaquero pero éstos modelos de Pepe Jeans y Topshop respectivamente me han tocado el corazoncito.

Pepe Jeans
Topshop


Pues con ésto y un bizcocho... me está entrando habre. ¡Espero que os haya resultado algo interesante!

sábado, 5 de marzo de 2016

Pequeños desastres

No sé si os pasará a vosotros pero, a veces, cuando voy por la calle o estoy haciendo algo en casa me vienen sensaciones de catástrofe inminente. Son pequeños pensamientos fugaces que describen la peor chorrada casual que puede ocurrir en ese momento.

Por ejemplo, voy caminando y en lontananza vislumbro un suntuoso truño. Llevo tacones porque me he levantado flamenca y dudo levemente de mi estabilidad. Un par de metros antes de llegar pienso, "verás qué hostia me meto y verás como me voy de boca contra el zurrullo". En ese momento, gracias a la tensión experimentada, paso con la gracilidad de un caballo percherón esquivando el punto M y respiro aliviada.

También me pasa a nivel doméstico. De ésto que estoy sacando los cacharros del lavaplatos y cojo a la vez una cantidad de recipientes evidentemente excesiva. Llego al armario. No puedo soltar las tazas y/o vasos y/o cuencos porque unos están en equilibrio sobre otros. Abro el armario con la oreja. Visualizo con terror lo que pasaría si en ese momento llega uno de mis felinos y decide atacarme los pies descalzos, con atractivos calcetines con cositas. Al fin consigo liberar una mano y colocar todo con gran paz espiritual.

Éstos son mis chorripensamientos catastróficos. ¿Cuáles son los vuestros?

miércoles, 2 de marzo de 2016

Adoro las minifaldas escocesas...

... creo que se nota ¿no?

Me he hecho tres falditas de este tejido porque me encantan. Tienen esa mezcla de apunkarramiento con niña buena con la que me siento terriblemente cómoda.



El corte es algo diferente en cada una: la roja es más alta de cintura y lleva un esquema tabla+tablón tanto en delantero como en trasero; a azul lleva tablón delantero con botones y resto tableado; la verde, todo tablas.

¡Espero que os gusten!


Jersey: Topshop
Minifalda: Dita Mortemí (una servidora)
Botas: Dr. Martens




Sudadera: Even&Odd
Camiseta: Zara
Falda: Dita Mortemí
Medias: Calcedonia
Calcetines: Topshop
Zapatos: Tuk



En la foto sólo sale enfocada la chupa, ya había poca luz y en el teléfono se veía bien, así que aquí está. Eso sí, El rojo de la falda se ve precioso <3

Pañuelo: Mango
Perfecto: Mango
Sudadera: Mango
Falda: Dita Mortemí
Medias: Calcedonia
Zapatillas: Converse

jueves, 25 de febrero de 2016

Dando collejas a mis monstruos

Si. Éso estoy haciendo. Estoy cogiendo todas mis debilidades, al menos todas las que encuentro (habrá unas cuantas que sean más escurridizas y no las enganche bien), las estoy colocando en fila india y según pasan delante de mí, les doy sopapos a velocidad crucero.

Miedos, inseguridades, irracionalidades varias... a todas esas pequeñas grandes criaturas que si se lo permites toman el control de tu vida y te impiden hacer lo que verdaderamente quieres, poco a poco, me las estoy comiendo con patatas (patata cocida, porque tengo un poco alto el colesterol). La tarea no es breve ni sencilla, pero ya está bien. Ya está bien de los "no puedo", ya está bien de los "no vas a poder" (que más de uno también me he tenido que tragar), ya está bien de los "no sé hacerlo". He decidido que todo eso me la resbala. Tengo mis apuestas claras. Si me hostio pues me levanto. Si fallo el tiro, apunto de nuevo. Si me pierdo, me meto en google maps. Si alguien me pone piedras en el camino, yo las recojo y seguro que se me ocurre algo bonito que hacer con ellas (si no, siempre se las puedo tirar elegantemente a la cabeza).  

Y ahora, alguno pensaréis, "muy bien bonita, y a mi ¿qué me importa?". Muy sencillo, si os estáis preguntando justo eso, la respuesta es "nada", así que no sé qué leches hacéis leyendo algo que os hace perder el tiempo, cacho memos. 

Si por contra, os he conseguido sacar una sonrisa, ha merecido la pena escribir éste texto en lugar de hacer lo que debería estar haciendo, que es seguir con los patrones que me están mirando con ojos asesinos. 

lunes, 15 de febrero de 2016

Conjuntos bodiles

Puede que no siempre quede claro, pero soy una criaturilla bastante tímida. No siento especial ilusión por mostrarme a mi misma, nunca la he sentido. No me suelo hacer selfies, bueno, en realidad no me suelo hacer fotos de ninguna clase. Prefiero exponer mi trabajo o retratar a mis gatunos, que son mucho más monos que cualquier otra cosa del mundo. No obstante, creo que tengo que salir de mi rinconcillo, porque me gustaría mucho que vierais las prendas que hago para mi y la mejor manera de hacerlo es llevándolas puestas.

Me da un poco de vergüencilla, pero creo que está bien enseñar cómo sienta la ropa cuando no respondes a ningún cánon de belleza sino que, bueno, tienes lo que tienes y como lo tienes (en mi caso, hay chichas y están mejor o peor puestas dependiendo del área). Contando con ello, intento elegir las siluetas que mejor funcionen para una morfología como la mía.

Os dejo con un par de los vestidos que me he hecho para la avalancha de bodas que he padecido en los últimos años, y que si me tenéis en FB o en Instagram ya habréis visto:


Mi vestido con clutch de Blanco
Mi vestido corto con el bolso de mano a juego y los peep toes de Anna Field


Como veis el corte de ambos es prácticamente el mismo, uno en versión larga y el otro en corto: escote corazón para enseñar pechuga elegantemente (el vestido largo es más escotado aún, ya que al no enseñar jamón permite mostrar más sin quedar exagerado) y cintura alta con pliegues o tablas. ¿Por qué he elegido este tipo de corte? Pues porque una servidora tiene barriguilla y los hombros redondeados pero no muy estrechos de manera que así disimulo y equilibro.  Esa es la base de un buen estilismo, buscar equilibrar las formas, resaltando los puntos fuertes (en mi caso, pierna y escote) y suavizando los puntos débiles (llámese lorza y la parte más alta del muslo).


¿Cómo lo véis? ¿Algo que cambiaríais (aparte de planchar el vestido marino que se arrugaba con mirarlo - y no vale que me digáis "a la modelo" porque os doy de hostias)?

jueves, 11 de febrero de 2016

Figurines neo-pinup

Escarbando entre ficheros me he encontrado con estas propuestas de colección estilo pin-up girl que hice hace unos poquitos de años. Como tampoco da para mucho que reflexionar aquí os las dejo, a ver si os gustan.

martes, 2 de febrero de 2016

Recopilación de diseños gatunos de moda

Como ya os comento en mi propia bio, mis pequeños peludos son mis grandes amores (con permiso de mi señor anarko marido). Si a eso le añadimos que la moda no es sólo mi profesión y vocación sino que también un vicio muy feo que tengo, cuando encuentro algo que une a la perfección gatunidad y diseño, sencillamente, implosiono. Por ello hoy he decidido escribir sobre algunos hallazgos indumentariamente felinos.

Lo primero de todo, KARL. Con mayúsculas. El señor Lagerfeld no es solo el artista que hay tras el glamour de Chanel y de las travesuras de ultra lujo de Fendi (aunque con Fendi tengo mis mases y mis menos, usan mucho pelo animal y he de decir que no me hace puta gracia), sino que también tiene una firma que constituye el paradigma de lo minino. Prints y apliques dedicados a su gatita Choupette mezclado con un estilo rockerillo hacen que una servidora babee por el 80% de las piezas. Los precios son muy dolorosos, al menos para mí, pero no son mortales de necesidad (las sudaderas son unos 180-200 pavos pero por ejemplo en zalando, si las rebajas son bondadosas, se pueden conseguir algunas por unos 130). Por favor, hacedle una visita al site y me lo contáis.

KARL.COM © 2016

Seguimos! Ahora nos pasamos a los prints psicodélicos de Mr Gugu & Miss Go. ¿Qué puedo decir? Gatoooos, gatos en bañadores, en sudaderas, en tops, en bottoms, gatooooooos. La verdad es que no tengo nada de esta gente y como los precios son muy asumibles me estoy sintiendo muy tentada. La web está traducida un poco a leches, pero qué mas da, si parece muy fiable y ¡tiene gatoooos!.

© 2016 Mr. GUGU & Miss GO.

Siguiente, nos vamos con Ironfist. Reconozcámoslo, las calidades son un tanto malurrias, sobre todo para lo que cuestan los productos. Sin embargo, una, que es un tanto pava, ya ha picado varias veces. No lo puedo resistir, el diseño me encanta. Así que, como un buitre volando en círculos en torno a una presa moribunda, espero a las rebajas. Llamadme cutre si queréis, pero es lo que hay cuando no sobra la pasta. En fin, el caso es que la marca tiene unos cuantos diseños gatunos de los que me he enamorado, especialmente unos creepers que ya han bajado a 50 pavos, y que si bajan pelín más se vienen a casa sí o sí (si supiera que no voy a reventar la suela en tres meses los pillaba ya, porque los adoro con todo mi corazón, pero no me fío del así que a esperar).

© 2016 Iron Fist Clothing

Vamos con H&M. No es que sea una marca gatuna en sí misma, pero a veces encuentras cositas. Yo misma tengo un neceser de plastiquete con carita de gato y una sudadera con estampados mininos que me gusta un montón (recalcar que la calidad del algodón de H&M es bastante decente). No obstante, esos pequeños hallazgos no están en wep, así que os dejo con una blusita de rebajas (ya solo queda una 44) que bueno, tiene mi ok minino, a pesar de que el print me recuerda sospechosamente a los que sacó Stella McCartney la temporada pasada.
Imagen propiedad de H&M Hennes & Mauritz AB.

Joyería felina. Yo no es que sea de cargarme de oros y tal ni tampoco es que entienda mucho de este campo del diseño, pero me parecen muy dignas de mención un par de piezas de la firma Aamaya by Priyanka. Son amor. Particularmente un anillo con orejitas que me parece absolutamente adorable.

© 2015 Aamaya by Priyanka

Por último, me voy con Charlotte Olympia. Así, en general, hace unas cosas monérrimas (y si os gusta la lencería, no os perdáis la colaboración con L'Agent Provocateur) y en particular, tiene la línea Kitty. Gatitos en zapatos y complementos por los cuales siento una adoración difícil de explicar pero que, honestamente, se me escapan un poco de presupuesto, así que me limitaré a ponerles ojitos a través de la pantalla del portátil.

©2016 CHARLOTTE OLYMPIA
Me despido, espero haberos descubierto gatuneces interesantes, y os dejo con mi ilustración temática


lunes, 1 de febrero de 2016

Los peques, el negro y por qué no lo veo

Acabo de echarle un vistazo a un artículo de Vogue que recibe el título de Por qué vestir a los niños de negro no es mala idea. Pues bien, a quien me conozca le va a resultar curioso que yo diga esto considerando que aproximadamente el 80% de mi vestuario es neeegro negrísimo, peeero, no estoy muy de acuerdo.

El texto de la revista apoya su afirmación en que las celebrities de turno, particularmente el ejército que parece obsesionado con la letra K, los Kardashian, lo tienen interiorizado y aplicado a su modus vivendi. Por otro lado, también argumenta que es tendencia y que es cómodo. Por mi parte, lo cuestiono por varios motivos.

 ©2015 Balmain - Imagen perteneciente a la campaña de lanzamiento de la línea infantil

   Primero, salud. Allá en mis tiempos de estudiante, nuestro profesor de tecnología textil nos explicaba que algunos tintes tienen componentes que pueden ser cancerígenos. El tinte negro es el peor de todos. Imagino que no serán todos los tintes negros, pero vete a saber cuál se ha usado en la prenda. Por si acaso, teniendo en cuenta que los pequeños son como esponjitas y que son más sensibles a la exposición a este tipo de compuestos, pues yo casi que no me arriesgaría, al menos de chiquitines.

Segundo, la comodidad. ¿La comodidad de quién? La tuya, mayormente. Porque al peque se la repampimfla bastante el color de su ropa siempre y cuando se pueda rebozar cual croqueta por el suelo.  A este respecto, puede ser que no se refiera al comfort de la criatura, sino a la facilidad para el progenitor de elegirle la ropa y que combine, porque, no nos engañemos, el negro, también se mancha, los pegostrones de barro se ven claramente. En fin, si tanto te preocupa ese tema, elígela por las noches.

Tercero, vestir a tus hijos con una cosa o con otra por el simple hecho de que sea lo más cool del momento, sencillamente, me repatea el hígado. Si ya desde pequeños les vas alimentando ese tipo de prioridades, no te quiero contar nada cuando les de el ataque logomaníaco de los 12 años que todos hemos visto y/o padecido.

Cuarto, si nos ponemos en modo moderno, una de las claves del diseño, que ya lo decía mi adorado maestro Manolo Gatell, es la coordinación descoordinada, es decir ¡mezcla y ya verás como sale algo chulo!  Aparte, ¿y lo divertido que es jugar con los colores y los estampados? ¿Y lo positivo que puede ser dejarles a ellos elegir sus propias combinaciones para ayudarles a interpretar la moda ya desde peques? Una de mis hermanas tiene una máxima, mientras lo que se pongan sea acorde al clima, todo está permitido ¡y me encanta! Creo que es un modo de alimentarles la creatividad en contraposicion a la alienación que, probablemente sin querer, les podamos inculcar por la imposición de nuestro propio estilo.

Quinto, no hay que olvidar que los niños ¡son niños! No son réplicas a escala de los padres, son personas independientes, mucho más libres, y con una imaginación sin filtros que hay que potenciarles. Personalmente, no me resulta cuqui cuando veo a niños posando para anuncios o revistas en una actitud adulta, con prendas adultas, me resulta más bien escalofriante.

Con todo esto, no quiero decir que me parezca mal que haya negro en el armario de un niño. Lo que me parece mal es utilizarlo de base, especialmente aludiendo a los motivos citados en el artículo. Igual que no debemos vivir a través de sus experiencias, del mismo modo que no debemos intentar cumplir nuestros sueños fallidos presionándoles para que sigan los caminos que nosotros no supimos culminar, los peques no deben ser un reflejo de nuestro estilo ni de nuestro status. Ayudémosles a buscar su propia identidad.


sábado, 2 de enero de 2016

De safari con glamour

Hoy toca ilustración de moda. Llevaba mucho tiempo sin sentarme a dibujar, y eso está muy mal. Así que he decidido enmendar el asunto. Tengo muchísimo que  mejorar pero al menos he de decir, que me sigue divirtiendo.

Como inspiración he tomado la tendencia maxi-pendiente y a partir de ahí ha salido el resto ¡Espero que os guste!