jueves, 12 de diciembre de 2013

Violeta by Mango o "Los fantasmas de las tallas"

Me voy a mojar un poco. La dichosa línea Violeta de Mango

Creo que a veces se descontextualizan un poco las cosas. Que si la 40 es talla grande, que si discriminación, que si tal... en mi opinión, no es así.

Para mi marca de ropa hago tallaje estándar desde la 34 a la 48, de hecho, para mí la 40 es la talla mediana. Y aunque las proporciones varían un poquito en la 48 respecto al resto, la configuración corporal es similar. Este es al punto al que voy.

Todo esto de las tallas es muy relativo, ya que está entroncado con la configuración del cuerpo. No es lo mismo que una chica que mida 1,75 tenga unos contornos de talla 42, que los tenga una chica que mida 1,48.

Os invito a que hagáis una prueba. Id a una firma de señora y probaos una prenda de la misma talla que uséis habitualmente. Veréis cómo no os queda igual. ¿Por qué? Cortes aparte, es porque las tallas responden a proporciones distintas.

Creo que la nueva linea de Mango lo que hace es abarcar a todas esas chicas que los cortes normalizados no les sientan. No están diciendo que una 40 sea una talla grande. Simplemente están haciendo una talla 40 con distintas proporciones a las de una 40 de su línea de siempre. Ni más ni menos. Además están alargando el rango hasta la 52 para que chicas con esas tallas no se tengan que vestir con blusones de yaya y puedan elegir la moda que les gusta si no pueden permitirse un trabajo a medida (cosa que apadrino encarecidamente por profesión, pero en lo que no voy a entrar, porque el tema diseño artesanal vs. moda industrial es otro tema muy laaaargo).

Quiero dejar claro que yo uso una 42-44 dependiendo del corte de las prendas. Y no me ofende en absoluto cómo califiquen a mi talla. Me la suda bastante en realidad. Tengo lo que tengo y a quien no le guste que no mire. Y si de repente no me gusta y decido adelgazar o engordar lo haré por que me de la santa gana, no porque me lo dicte una tabla de medidas. Pero lo que quiero es ir a una tienda y que me valga la ropa.

Este es el segundo punto importante al que voy, precisamente Mango es una firma en la que cabemos muchas que en otras no cabemos. Hacen hasta la 46 en su línea habitual, cosa que no hacen muchas marcas... con lo cual se merecen aunque sea un pequeño voto de confianza.

En fin, a lo que voy, hay veces que la gente ve discriminación donde no la hay. En este caso creo que es mayoritariamente por desconocimiento de cómo funcionan las tallas (lo cual es muy normal, porque hay que estar metido en el mundillo a nivel técnico para saberlo) y o quizás porque no lo han visto necesario.

Estoy segura de que muchas de las chicas a las que esta nueva línea va dirigida (me incluyo) nos ha parecido una idea cojonuda porque hemos visto el cielo abierto a prendas del día a día en tallas y hechuras que cuesta encontrar. Es más, apostaría que la mayoría de las mujeres que ha visto en este proyecto una ofensa son delgadas y no tienen ningún problema en encontrar ropa de su talla (aunque también están las chicas más delgaditas, que también lo tienen complicado a la hora de encontrar ropa).

Al final, todas estas cosas y todos estos revuelos se producen porque hay muchos prejuicios. Se asume que hay que estar delgada, pero no demasiado, porque también es malo, y perdemos de vista que cada mujer (y cada hombre por supuesto) es única. Tiene una belleza propia e irremplazable. Y esa belleza no se debe medir por tallas, porque la final las tallas no son más que números que sirven para estandarizar prendas y facilitar su comercialización, no para catalogar a las personas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario